Las velas, colores Trataka Glándula Pineal

Cada  vez que enciendes una vela con la energía y la intención que emite el mensaje silencioso de la frecuencia de tu corazón, impulsas la vibración que te acompaña en el camino de regreso a ti, el deseo de serenidad hacia los seres en tránsito a desencarnar y la armonía y el amor hacia todos los seres que en la tierra habitan”

Las velas fueron inventadas entre los siglos XIII y XIV a.C. por los egipcios, las hacían con ramas embarradas con sebo de bueyes o corderos

Comenzaron a fabricarse en la Edad Media, con sebo y cera de abeja

A partir del 1850 surgieron distintos tipos de cera. La cera animal es la de abejas, las ceras de soja o coco son las vegetales y la cera mineral es la parafina, la más conocida

Los 5 elementos, agua, fuego, viento, agua y eter están contenidos en las velas. El humo de la vela exhala el aire, la llama es el fuego, el pábilo presenta la tierra, y la cera derrama el agua.

Encender una vela es un ritual mágico y misterioso, es sentir el eter, la eternidad, mecerte, nutrirte y darte calor, ternura en la expresión natural del ser

“Cada vez que prendes una vela se abre un portal para convocar, visualizar y canalizar la conexión divina de la armonía y la plenitud, penetrando así, en la melodía vibracional y elegante de la dimensión de las infinitas posibilidades

EL COLOR DE LAS VELAS

Verde Impulsa el recuerdo de la sinergia con la naturaleza, emerge y retoma la mezcla de los elementos: tierra, fuego, aire, agua penetran en tu cuello, tu pecho, tu vientre. Emana la eternidad serena. Su vibración exhala el eter. Este color emana la belleza y la ternura de los ríos, lo mares, los océanos, los árboles, las estrellas…. simboliza la calma, la bondad, la tranquilidad, la creatividad, la prosperidad, la confianza

Blanco Es la expresión de la pureza, la sencillez, la honestidad, la verdad. Es la frecuencia de la compasión, la integración y la observación de la luz y la oscuridad. El blanco es la síntesis de todos los colores. Representa la comunión de Shiva-Shakti, el éxtasis, samadhi, nirvana

Gris La fusión del yin y el yang, la mezcla entre el blanco y el negro. Representa la neutralidad y el equilibrio. Claridad, sabiduría. Mezcla de lo humano y lo divino. La vitalidad de la profundidad en lo que eliges. Sumerge tu vida en la caricia de la aceptación. Propicia la integración de que todo lo que sucede tiene un porque un para qué

Marrón Emana la vibración del enraizamiento a la madre tierra. A los aspectos indispensables del cuidado y el mimo corporales, alimentación, ejercicio, limpieza, purificación. Salubridad material, practicidad y solidez en lo terrenal.

Lila Despierta las memorias de clarividencia y clariaudiencia, establece la unión con lo permanente, atman, con la esencia del ser: imperturbable, dichosa, sean cuales sean las circunstancias que vives. Amor por la existencia es lo que sientes a cada instante. Establece la mirada vuelta, la retrotracción de los sentidos, pratiahara. Propicia la transfiguración contigo y con todos los seres. A su vez detona la dirección clara de las buenas intenciones, el hacia dónde y para qué, el como y el cuando se desvela en el camino

Rojo Estimula la energía erótica, vital, sexual. Impulsa la sublimación y la ternura implosiva. Detona el vigor y la calidez de la mirada de fuego. La fluidez del continuo suceso de instante se expande por cada milímetro de la piel

Rosa El rosa es un color de vibraciones positivas emana la frecuencia del amor incondicional. Exhala armonía, amor y ternura. Desliza la generosidad y la apertura del corazón. Propicia la estabilidad en el continuo suceso de instantes, penetrando en tu corazón y en el de todos los seres

Amarillo Emite la frecuencia de la abundancia, del conocimiento, la sabiduría, el discernimiento. Reflejan los rayos que emana el sol. Favorece la claridad en el camino. Su energía detona la alegría la espontaneidad y la firmeza en el sentir del corazón, la escucha activa del sonido de la voz de tu alma

Azul Simboliza la paz y la serenidad, la reflexión, la meditación. Emana la calma que estimula las energías implosivas, relaja la mente. Su vibración impulsa la concentración y la estabilidad emocional, permitiendo el libre tránsito cualquiera que sea la sensación que produzca cualquier experiencia, acogiendo desde la celebración lo que acontece

TRATAKA Y MEDITACIÓN CON UNA VELA

Trataka es una de las prácticas meditativas que más me gustan, consiste en mirar fijamente un objeto, puede ser la llama de una vela, pero puedes elegir lo que sientas, una fruta, una estrella, una flor…

Mantén la vista fija en a llama, aquieta la mente quédate en ese espacio de silencio para desarrollar la concentración, la activación de la glándula pineal y la serenidad del espacio vacío, donde reside la infinitud del latido universal, el susurro de la naturalidad de la armonía

GLÁNDULA PINEAL

La glándula pineal es algo más que nuestro tercer ojo. Es un pequeño director de orquesta inspirado por la luz del sol, ella es quien acompasa de modo sutil nuestros ciclos, nuestros instantes de relajación, nuestro despertar a la madurez… Mide unos 8 mm) recibe un inmenso flujo de sangre, casi tanto como nuestros riñones. Tiene forma de piña (de ahí el término «pineal»)