EL ARTE DEL SILENCIO

MAUNA. La enseñanza del silencio

El silencio es el logro más elevado, todas las prácticas espirituales, hatha yoga, mantras, kirtana, la meditación, el estudio, la contemplación, solo existe para ayudarnos a entrar en el silencio. Una mente aquietada es una mente que ha quedado libre de dualidades, está libre por la ilusión de la dualidad. Estar en Mauna en su sentido más elevado es permanecer en nuestra propia esencia. La enseñanza real no puede estar relacionada con el lenguaje, que es dual en sí mismo y no puede estar confinada por la comprensión de la mente, ya que está siempre está condicionada. El don del silencio nos lleva a reconocer que nunca hemos estado separados de lo real, que no somos distintos del Brahman, el absoluto, que solo existe una única conciencia y existencia

Sri Ramakrishna, maestro contemporáneo y devoto de kali:

“El Absoluto nunca ha sido definido, ya que nadie ha sido capaz de exponerlo por medio del habla humana

En las definiciones del vedanta, como sat-cit-ananda (existencia conciencia dicha), son solo intentos de describir el absoluto pero no pueden describir aquello que solo puede ser experimentado en total silencio

Los sentidos  (indriya) siempre buscan una experiencia, es importante que lo sentidos se aquieten y su energía se dirija hacia el interior. Kumbha Muni. (Indiferencia ante todo disfrute). Cuando entramos realmente en el silencio interior experimentamos tal plenitud que quedamos libres del impulso patológico de buscar disfrutes externos, nos sentimos completos en nosotros mismos. En esta plenitud hay una gran enseñanza que hace crecer en nuestro interior Viveka, el discernimiento y Vairagya, el desapego. No hay nada malo en el disfrute sensorial, es parte de la experiencia humana, pero si nuestra mente está pendiente siempre del goce externo ¿dónde queda el silencio? El desapego es fundamental

Hablar constantemente es un hábito muy malo, distrae la mente, mantiene la mente siempre extrovertida. Muchas veces sentimos el impulso de hablar. Siempre queremos decir algo interesante, contar algo y para contar algo tenemos que saber algo para poder contar. Tenemos que fabricar cosas, escuchar cosas para poder comunicarlas, para no ser el más aburrido de la mesa. La mente exteriorizada es la causa de que algunas personas no puedan avanzar en el camino espiritual porque permanecen siempre en lo externo. se recomienda practicar voto de silencio almenos una vez a la semana. se gasta mucha energía hablando. si estamos varios días si hablar podemos notar un importante cambio energético. El silencio tiene un fuerte efecto en nuestra mente. Pero luego nos encontramos con los amigos y nos pasamos tres horas sin parar de hablar. Lo hemos pasado bien, pero pagamos un precio, la mente se dispersa y se va hacia afuera

Poema de Prema Panduranga:

El habla necesita compañía, el silencio necesita soledad

El habla quiere conquistar a los demás, el silencio quiere conquistarte a ti mismo

El habla crea amigos y enemigos, el silencio es amigo de todos

El Habla necesita respeto, el silencio tiene ya este respeto

El habla está relacionada con la tierra, el silencio es trascendente

El habla educa, el silencio exalta

El habla tiene limitaciones, el silencio es ilimitado

El habla es humana, el silencio es divino

Mientras hablas te oyen otras criaturas, en silencio puedes oír al creador

El silencio te lleva a la quietud de la mente, luego a la introspección, a la purificación y finalmente a la liberación

Permanecer en el silencio interior es desnudarse completamente e ir a la esencia. Tomemos plena conciencia del silencio que ya existe en nosotros. Más allá del pensamiento ¿qué encontramos? Silencio. Existe un silencio que siempre está en nosotros. No observemos solo el movimiento de la mente. Detrás de cada pensamiento hay un silencio que siempre estuvo, prestemos atención a lo que ya somos

Extraido del libro “Mauna La enseñanza del Silencio” por Swami Satyananda Saraswati